Reloj OMEGA James Bond

Oro blanco y titanio para el Omega Seamaster 300M edición limitada

El agente especial 007 podrá lucir en su muñeca una nueva versión en platino y oro con el nombre de Omega Seamaster Diver 300M James Bond Edición Numerada.

La colección de relojes de alta gama de 007 es de lo más amplia y variada. Los relojes Seamaster han sido la tónica predominate, y en esta ocasión se sube el listón con un toque de exclusividad.

La caja de 42 milímetros de diámetro está fabricada en platino y oro blanco. En el canto va grabado el número correspondiente a la Edición Numerada, empleando este mismo material en la hebilla pulida y cepillada de la pulsera de piel negra.

El bisel giratorio unidireccional en cerámica negra y la esfera negra esmaltada, es otro símbolo de exclusividad. Sobre la esfera hay pocos elementos, únicamente los índices de color blanco con material luminiscente Super-LumiNova de color blanco y las agujas, huecas y con la punta luminiscente –la del segundero muy delgada y rematada por un punto blanco-.

En la parte trasera del reloj se ha grabado con láser un segundo escudo de la familia Bond, al que se añade un grabado a mano con acabados muy detallados, pudiendo contemplar los detalles del movimiento de manufactura Omega Co-Axial Master Chronometer calibre 8807 que ha recibido las más importantes certificaciones por su precisión, funcionamiento cronométrico y resistencia al magnetismo.

La reserva de marcha es de 55 horas y es sumergible hasta una profundidad de 300 metros sin perder el hermetismo, para lo que cuenta con una válvula de escape de helio a las 10 horas.

Cada unidad de la Edición Numerada se entrega a su propietario en un maletín Globe-Trotter en el que se incluye una pulsera adicional de caucho. A los relojes se les asignará un número en función de la producción, que no es limitada.

Ficha técnica Omega Seamaster 300M

Ficha técnica
Caja: platino y oro
Medida: 42 milímetros
Movimiento: Calibre 8807 Coaxial Master Chronometer
Funciones: horas, minutos y segundos
Reserva de marcha: 55 horas
Cristal: zafiro convexo antirreflejos
Bisel: cerámica negra
Esfera: esmalte negro y estrías en espiral
Índices y agujas: oro blanco 18 quilates
Fondo: cristal zafiro grabado
Estanqueidad: hasta 300 metros
Brazalete: piel negra y hebilla cepillada y pulida

Cómo diferenciar relojes de lujo

Las fichas técnicas de los relojes de alta gama suelen estar repletas de términos como achaflanado, satinado, esmerilado, guillocheado… Son todos procedimientos para embellecer las mejores maquinarias y decorarlas tanto por dentro como por fuera. Nos permiten, lupa en mano, distinguir los relojes de lujo de las imitaciones o de las produciones en serie, y contribuyen a sumar ceros a la factura final.

¿Cuáles son las técnicas más comunes para embellecer un reloj, esas que se transmiten de generación en generación con altas dosis de paciencia? O lo que es lo mismo, ¿en qué te tienes que fijar para darte cuenta de que estás ante un reloj de alta relojería?

En un reloj no todo es funcionalidad. La estética es relevante, y mucho. Para darle más empaque, los artesanos deben biselar, limar, pulir y bruñir, bien a mano, bien a máquina. Aunque a simple vista es muy difícil detectar las diferencias, algunos acabados industriales se venden como artesanales.

7 claves para distinguir relojes de alta gama de relojes comunes

 

  • 1 Achaflanado. Como su nombre indica, consiste en formar un chaflán en los cantos de las piezas, un corte oblicuo (con una inclinación de 45 grados, generalmente) que luego se pule. Se trata de suprimir las aristas entre la superficie y los flancos. Es un acabado decorativo, pero también tiene un papel: limita la corrosión de la pieza. El artesano necesita bruñidores, piedras y tornos de pulir para achaflanar bien.

    – 2  Pulido negro. No, no tiene connotaciones sexuales. Su nombre hace referencia al estado de la superficie de la pieza, aparentemente negra (se percibe así cuando la luz cae perpendicularmente sobre ella). Es un bruñido vivo, también conocido como pulido espejo, porque capta la luz y aporta un juego de reflejos luminosos. Fuera superficies rugosas e irregulares. Se requiere de limas, palillos de madera y abrasivos de grano muy fino para llevarlo a cabo.

  • 3 Grabado. Los grabados son los dibujos, ornamentos, cifras o letras que se emplean para identificar a un reloj (con la marca del fabricante, el número de referencia del calibre, etc.) y/o para decorarlo y personalizarlo. Para grabar hay varias técnicas, y la más usada es el grabado en hueco (consiste en hacer incisiones en el metal con un buril).

  • 4 Guilloché. Es un grabado en relieve, cuyo nombre procede del apellido de un artesano llamado Guillot, que lo inventó hace siglos. El patrón que se diseña, repetitivo y con líneas rectas y curvas, se graba en un material que puede ser oro o nácar, entre otros.

  • 5 Côtes de Genève. Este trabajo decorativo se reserva para la superficie visible de los puentes. Se marcan cotas regulares paralelas, rectas o circulares.

  • 6 Perlado. Se realizan círculos de trazos concéntricos muy próximos entre sí y ligeramente superpuestos, para decorar puentes, platinas, fondos de cavidades y esferas.

  • 7 Esqueletado. Se le llama también calado, y consiste en practicar aberturas sobre ciertas piezas del movimiento, de manera que se revela la belleza del mecanismo sin tocar las partes vitales que aseguran el funcionamiento del reloj.