Las fichas técnicas de los relojes de alta gama suelen estar repletas de términos como achaflanado, satinado, esmerilado, guillocheado… Son todos procedimientos para embellecer las mejores maquinarias y decorarlas tanto por dentro como por fuera. Nos permiten, lupa en mano, distinguir los relojes de lujo de las imitaciones o de las produciones en serie, y contribuyen a sumar ceros a la factura final.

¿Cuáles son las técnicas más comunes para embellecer un reloj, esas que se transmiten de generación en generación con altas dosis de paciencia? O lo que es lo mismo, ¿en qué te tienes que fijar para darte cuenta de que estás ante un reloj de alta relojería?

En un reloj no todo es funcionalidad. La estética es relevante, y mucho. Para darle más empaque, los artesanos deben biselar, limar, pulir y bruñir, bien a mano, bien a máquina. Aunque a simple vista es muy difícil detectar las diferencias, algunos acabados industriales se venden como artesanales.

7 claves para distinguir relojes de alta gama de relojes comunes

 

  • 1 Achaflanado. Como su nombre indica, consiste en formar un chaflán en los cantos de las piezas, un corte oblicuo (con una inclinación de 45 grados, generalmente) que luego se pule. Se trata de suprimir las aristas entre la superficie y los flancos. Es un acabado decorativo, pero también tiene un papel: limita la corrosión de la pieza. El artesano necesita bruñidores, piedras y tornos de pulir para achaflanar bien.

    – 2  Pulido negro. No, no tiene connotaciones sexuales. Su nombre hace referencia al estado de la superficie de la pieza, aparentemente negra (se percibe así cuando la luz cae perpendicularmente sobre ella). Es un bruñido vivo, también conocido como pulido espejo, porque capta la luz y aporta un juego de reflejos luminosos. Fuera superficies rugosas e irregulares. Se requiere de limas, palillos de madera y abrasivos de grano muy fino para llevarlo a cabo.

  • 3 Grabado. Los grabados son los dibujos, ornamentos, cifras o letras que se emplean para identificar a un reloj (con la marca del fabricante, el número de referencia del calibre, etc.) y/o para decorarlo y personalizarlo. Para grabar hay varias técnicas, y la más usada es el grabado en hueco (consiste en hacer incisiones en el metal con un buril).

  • 4 Guilloché. Es un grabado en relieve, cuyo nombre procede del apellido de un artesano llamado Guillot, que lo inventó hace siglos. El patrón que se diseña, repetitivo y con líneas rectas y curvas, se graba en un material que puede ser oro o nácar, entre otros.

  • 5 Côtes de Genève. Este trabajo decorativo se reserva para la superficie visible de los puentes. Se marcan cotas regulares paralelas, rectas o circulares.

  • 6 Perlado. Se realizan círculos de trazos concéntricos muy próximos entre sí y ligeramente superpuestos, para decorar puentes, platinas, fondos de cavidades y esferas.

  • 7 Esqueletado. Se le llama también calado, y consiste en practicar aberturas sobre ciertas piezas del movimiento, de manera que se revela la belleza del mecanismo sin tocar las partes vitales que aseguran el funcionamiento del reloj.